DIEZ COMIENZOS DE LIBROS GENIALES

   Os propongo como actividad continuar UNO de estos diez comienzos de libros geniales de la Literatura Universal con una historia vuestra, original, sorprendente y propia.

   Debéis entregarme vuestra historia (cuento, leyenda, mito...) a la vuelta de vacaciones de Semana Santa en un folio aparte. La extensión debe ser entre una página y dos hojas.

   Estos son los comienzos que tenéis que respetar como punto de partida:


1.- Anna Karenina de Leon Tolstoi.


"Todas las familias dichosas se parecen, pero las infelices lo son cada una a su manera".

2.- El camino de Miguel Delibes.

"Las cosas podían haber sucedido de cualquier otra manera y, sin embargo, sucedieron así".

3.- La metamorfosis de Franz Kafka.

"Cuando Gregorio Samsa se despertó una mañana después de un sueño intranquilo, se encontró sobre su cama convertido en un monstruoso insecto".


 4.- Pedro Páramo de Juan Rulfo.


“ Vine a Comala porque me dijeron que acá vivía mi padre, un tal Pedro Páramo. Mi madre me lo dijo. Y yo le prometí que vendría a verlo en cuanto ella muriera...".





5.- Historia de dos ciudades de Charles Dickens.

“Era el mejor de los tiempos, era el peor de los tiempos, la edad de la sabiduría, y también de la locura; la época de las creencias y de la incredulidad; la era de la luz y de las tinieblas; la primavera de la esperanza y el invierno de la desesperación".


   
6.- El guardián entre el centeno de J.D. Salinger.

“Si de verdad les interesa lo que voy a contarles, lo primero que querrán saber es dónde nací, cómo fue todo ese rollo de mi infancia, qué hacían mis padres antes de tenerme a mí, y demás puñetas estilo David Copperfield, pero no tengo ganas de contarles nada de eso.”



7.- 1984 de George Orwell.

“Era un día luminoso y frío de abril y los relojes daban las trece”.



8.- El Capitan Alatriste de Arturo Pérez-Reverte.

“No era el hombre más honesto ni el más piadoso, pero era un hombre valiente.”




9.- El buen soldado de Ford Madox Ford.

“Esta es la historia más triste que jamás he leído.”




10.- El tambor de hojalata de Günter Grass.

“Lo reconozco: estoy internado en un establecimiento psiquiátrico y mi enfermero me observa, casi no me quita el ojo de encima; porque en la puerta hay una mirilla, y el ojo de mi enfermero es de ese color castaño que a mí, que soy de ojos azules, no es capaz de calarme.”

Comentarios

Entradas populares de este blog

EL ARTE BARROCO. LA PINTURA DEL BARROCO

EJEMPLO DE HIPÉRBOLE: CARICATURA POÉTICA DE LUIS DE GÓNGORA